martes, 6 de enero de 2009

LA VIA LACTEA GIRA VERTIGINOSAMENTE

Español English

Leo en el periódico que la Vía Lactea gira vertiginosamente, a 965.000 km/hora, y que vamos a chocar con la galaxia de al lado, Andrómeda. A mi esto me parece como una historia de amor, que además el gobierno americano ha querido censurar (el estudio de Harvard que lo ha revelado estuvo en peligro por los recortes económicos que le aplicó la administración Bush). Por lo visto nos vamos a pasar miles de años de cortejo, las dos galaxias se abalanzan la una sobre la otra (sobre todo la nuestra) a una velocidad sideral, pero el fin del mundo, no se preocupen, eso queda muy lejos (a menos que lo consigamos acercar con el acelerador de partículas) Mil años por lo menos.

Yo me alegro por la Vía Lactea, sobre todo, que hace un tiempo le descubrieron que tenía un agujero negro inmenso dentro (no es broma) y claro me digo yo que le hacía falta, que tiene un algo dentro que no conseguía llenar, y por eso nuestra galaxia herida y sufriente se ha enamorado de la de al lado, ha empezado a enroscarse sobre ella (la nuestra es una galaxia lesbiana) y yo me alegro mucho, porque nos arrastra a todos en ese amor desenfrenado, un amor apasionado y voraz pero que dura eones, y toda nuestra existencia se desarrollara en ese amor de turbulencia. Ya digo, no me sorprende que haya querido censurarlo George Bush, ese pistolero de pacotilla y vendedor de biblias ladrón y usurero (para agujero negro, el que ha dejado crecer en la economía mundial que seguro que no le afecta y hasta le beneficia) porque el amor, seguro, era algo que no nos convenía saber. Y más si es lesbiano. Que le caiga un meteorito encima. Menos mal que viene Obama.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mila dijo:
El hecho de que escriba sobre esto me recuerda los maravillosos cuentos de ciencia ficción que escribías hace años y que ahora tienes olvidados. Empieza a agotarse el tiempo que te dimos para que escribieras la novela y algunos cuentos que tienes sin revisar, porque si no lo hacías los demás nos quedaríamos con tus ideas. Yo me estoy frotando las manos y ya tengo resuelto qué voy a hacer con algunos de ellos.
Saluditos

Juan Luis Sánchez dijo...

Tal y como tú cuentas esto es bonito. Es como una gran historia de amor, jajajajaja.

Estoy con Mila, y creo que deberías volver al género de ciencia ficción, ya que he tenido la suerte de escuchar algunos relatos tuyos en nuestros talleres literarios.

Un abrazo, tío.