viernes, 5 de diciembre de 2008

POR LA PROHIBICION DEL ÁCIDO

Voy a escribir hoy sobre una de esas cosas que todos preferimos no leer, pero que es mejor no callar.

Lo siento por los que lo leen -encima que últimante no escribo nada- pero es que no estoy de acuerdo en callar. Me refiero a esos atentados terribles contra mujeres en Pakistán, India, Bangladesh - no sé si en más países- que consiste en arrojar ácido contra la cara de las mujeres.

Lo hacen por cualquier motivo: rechazo, separación, divorcio o simplemente que la esposa no ha hecho la comida bien. Siento que debo contarlo porque por lo visto encima la cosa es prácticamente impune, y lo peor que ocurre con esto es que a causa de la impunidad se está generalizando la venta de ácido con toda libertad por todo el subcontinente indio, y si no callamos y no lo damos a conocer nadie lo parará.

Sé que el congreso de los Estados Unidos está intentando aprobar alguna legislación contra ello, pero sé más. Sé que hay alguna asociación (por ejemplo en Pakistán) que están intentando mover el tema. Sé que hay un periodista del NY Times que hace poco lo comparó con el terrorismo de los atentados de Bombay -y probablemente esto sea mucho peor- y que está intentando moverlo como una causa personal. Pero creo que debemos todos darlo a conocer, y de hecho, Amnistía Internacional hace campañas contra ello. Podeis leer sobre ello aquí.

Pero sobre todo, sobre esto, lo que hay que hacer, es NO CALLAR. NO nos merecemos un mundo así.

4 comentarios:

Juan Luis Sánchez dijo...

Es verdad, como dices parece inmune. A mí lo que cuentas me enciende y me acuerdo de Sin Perdón, donde William Munny (Clint Eastwood) montaba un gran pollo porque habían desfigurado a una prostituta. Recuerdo las palabras finales, que decía después de haber sembrado la muerte y la destrucción, y que eran algo así:

Como alguien vuelva a dañar a una prostituta, volveré y os mataré a todos, hijos de puta.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Es un espanto, yo vivo de cerca el mundo Pakistani, ya que mis hijas van al cole que depende de su embajada, hay una gran diferencia entre los niñas de ese pais y las otras, el 100% de ellas se cubren, llevan un uniforme distinto y no se relaciones con los niños de otros paises.
El mayor problema es que esto nadie lo dice, queda en alguna noticia chiquita de un periodico.
Yo he escuchado cuando se gritan "Cubrete la cara impura" y la rabia que me da es inmensa, pero a la vez tambien el susto de ver a estos fanaticos religiosos que se creen dueños de la verdad, el cielo y de la palabra de Dios.

Un abrazo

bizarro con interrupciones dijo...

Sí, pero no es sólo Pakistán, lo peor de todo es que ese fanatismo se contagia y se ha dado también en la India, Bangladesh, Afganistán... a mi me da una pena tremenda porque me parece que fue una tierra maravillosa una vez...

..Y pensar que en un tiempo una vez la gente se convirtió al Islam en esa zona de la India, sobre todo en Bangladesh (entonces esa zona era toda la India) por la liberación e igualdad de derechos que otorgaba a todos...da pena pensar en lo que ha degenerado.

botijo de oro dijo...

Ahí está, en la lucha. Pocas entradas pero a los higadillos. Muy bien.