martes, 14 de octubre de 2008

A PROPOSITO DE NADA


Aquella noche estaba cansado y solo quería tus cosquillas. Tu sabes bien que no estoy para nadie en esas circunstancias. Que encierro. Que deshielo el fuego interno en un mar de silencios y que solo aprecio tus deliciosas cosquillas.
Aquella noche sume la de noches sin ganas de nada, y antes de llegar a terribles conclusiones preferí que me rascases el pelo mientras yo ponía el gesto de infante travieso. Te gusta tanto canalla…

Lo mejor es devorar el tiempo en Babia, a la que asalta el más mínimo desvelo por lo inane, carantoña que te crío y a otra cosa. Relamerse de gusto por la prórroga es un triunfo y demorar la difícil pregunta el objetivo. Cuando yazgo cansado viene a gatas, hurga en el cerebro y yo la escucho. Viene a mí, y la más de las veces me encuentra sin respuesta, otra vez sin maldita réplica que escupirle a la cara. Entonces busco tu hombro a cabezadas y hasta que no lo encuentro no paro. Es cuando dormida observas mi despropósito y con paciencia infinita vuelves a rascarme el pelo, fundiendo el crujir del cabello y la maldita amenaza. Ya se va yendo.

Aquella noche deje de sumar la de noches que llevaba con ganas de poco. Sé que era de noche porque llevaba pijama. Sé que era el dragón terrible porque enseñó su interrogante eterno en forma de garfio, entonces fue cuando temí de verás lo que vendría. Lamente estar en pijama de forma tan ridícula y lo que más eché en falta fueron tus dedos gráciles, de bailarina, acabados en cosquillas. El garfio que exhibió el dragón en forma de signo interrogante fue lo de menos en comparación con su pregunta, la maldita pregunta que tanto temía y que tan bien había esquivado hasta entonces:

¿Has sido feliz hoy?

Te juro que me dejó inmerso en un mar de confusiones.

8 comentarios:

bizarro con interrupciones dijo...

Que onírico.

Pero me llama la atención que nuevamente haya vuelto la cuestión peliaguda. La cabellera. ¿Que nos querrá decir el subconsciente de Botijo?

botijo de oro dijo...

Dios mío, es cierto... ¡¡¡ESTOY PERDIENDO PELO!!!
Es el subconsciente ese que me ha delatado ;)

Juan Luis Sánchez dijo...

No tienes un pelo de tonto, Botijo. Bien por tu recuperación de un cuento tan trabajado.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Una sola palabra para este relato MEENCANTOUNAENORMIDAD

Un beso

botijo de oro dijo...

Juanlu y Mivida - muchas gracias a los dos, de verdad.

macarra ilustrado dijo...

Botijo!!
Menudo regreso! Dos grandes escritos, especialmente este último, una maravilla!

WELCOME BACK

geminisdespechada dijo...

jaja qué bueno, botijo es calvo?

perdón perdón, me he quedado flasheada yo también con la última frase..

botijo de oro dijo...

Macarra- muchas gracias. Me alegro de que te gusten.

Géminis - ¡No, todavía no!. Tengo bastante pelo, pero canoso, eso sí. No obstante, sí que creo que debo ir perdiendo porque las entradas van aumentando :)