jueves, 18 de septiembre de 2008

MI ¿PRENSA? ¿ESPAÑOLA? FAVORITA: LA PAELLA ESTIVAL ESPAÑOLA


A 10 minutos andando de mi casa, en la muy madrileña plaza de Cuzco, pueden comprarse periódicos españoles escritos en ruso, en francés, en inglés y no sé si en rumano y en árabe.

Es enormemente placentero poder leerlos y comprarlos (algunos, los idiomas que entiendo), pero no es un fenómeno exclusivo de Madrid sino de toda España y supongo que en el mundo entero. Sin ir más lejos, a escasos 5 minutos de mi casa yo sé que hay una calle llena de tiendas de alimentos chinos, dónde puedo llevarme periódicos españoles gratuitos en chino. Y eso supongo que es en todo el mundo.

No es una cosa nueva en España: en la Costa Brava, en los tiempos de mi infancia (años 70, 80) yo recuerdo que lo mínimo que tenía la carta de un menú de un restaurante eran cinco idiomas (inglés, francés, alemán, catalán y español). Y no es que entrara a cada restaurante a pedir el menú, es que lo publicaban fuera en todos en grandes carteles. Aquí, como tantas cosas, el fenómeno empezó con el turismo.

Luego ya en la década de los 90 y 2000 fue cuando empezó a darse el fenómeno, nuevo para nosotros, de la inmigración. Los hermanos del otro lado del Atlántico no tenían necesidad de otros idiomas, pero cuando empezó a llegar gente del otro lado de Europa, empezaron a proliferar los medios de comunicación en rumano, polaco, búlgaro y ruso. Esos no se ven tan abiertamente, puesto que normalmente se venden o reparten en las tiendas de comestibles de estas nacionalidades, no en los kioskos de prensa habituales. O sea, que kioskos como el de al lado de casa son excepción.

En Madrid, en la puerta del Sol, (en otros sitios también) es posible comprar periódicos de otras partes del mundo, pero también los periódicos en catalán, gallego y vasco o euskera (e incluso hasta que lo prohibieron en toda España, se podía comprar el periódico de ETA).

Esa pluralidad de palabras, sonidos, tipografías, alfabetos, podría ser el testimonio de una sociedad tan abierta y cosmopolita como variada es (se calcula que entre el 10% y el 20% de la población de Madrid es inmigrante) pero por desgracia en eso siempre vamos más despacio. Todo se andará.

En la costa, donde el extranjero ha sido tradicionalmente el turista (el que paga, el que deja dinero) puede que se sea más cosmopolita. Puede, no lo sé. Recuerdo llegar a un pueblo perdido en el interior de Málaga y quedarme encantado porque en la oficina de turismo podía coger gratuitamente revistas en alemán, holandés y sueco. Y también recuerdo mi emoción en Tenerife porque había bastantes carteles en finés o finlandés (veranean mucho en esas islas).

Me encanta que la isla Mallorca en el Mediterráneo, frente a Valencia, sea casi una provincia alemana, con 3 idiomas: alemán, español y catalán-mallorquí (del mismo modo que Irlanda, en verano, parece una provincia española, pues ellos tienen sólo una población de 3 millones en toda la isla y nosotros les invadimos para los cursos de verano - en los que al final nadie habla inglés)

Me encanta ese gazpacho multicultural y polillingüe. Adoro la ceremonia de la confusión. Que viva la mezcolanza de las lenguas.

8 comentarios:

Juan Luis Sánchez dijo...

Bizarro sería muy feliz viviendo en la torre de Babel, siempre que cada uno le diera periódicos gratuitos en sus respectivas lenguas.

Aquí también teníamos un canal en chino, que lo veía masivamente la población de origen chino. No sé si seguirá.

Debe ser difícil aprender chino, pero sin duda eso lo hace un reto más interesante.

bizarro con interrupciones dijo...

Toma, es verdad, ya no me acordaba!

Lo que pasa es que ese canal se cogía muy bien por Vallecas, pero en mi barrio, Tetuán (también conocido como "La Pequeña América") pues no se cogía, y recuerdo que me daba envidia cuando la veía en casa de Marcelo (en la de Carlitos no la llegué a ver pero también la cogía)

Mi vida en 20 kg. dijo...

Yo cuando recien llegue aqui seguia una serial Japonesa con subtitulos en Arabe....claro no entiendo ninguno, pero oos actores eran muy buenos y si entendia sus caras de alegria y enojo...pero como todas las cosas aca, un dia lo cortaron y ya, nunca supe si a la Japonesa la mataban o se la llevaba el malo ya que todo era un solo dramon.

Bizi, dos preguntas, como bajas peliculas??? y Donde esta Botijo????

Saludos

bizarro con interrupciones dijo...

Botijo, el pobre, anda muy ocupado con distintas cuestiones personales / familiares que no le dejan un segundo. De todas maneras, me empieza a tener preocupado. Pero bueno, ya digo más que nada que es una cuestión de falta de tiempo libre que de otra cosa.

Las pelis se pueden bajar con un programa gratuito y muy intuitivo que es el Emule, que sirve para que la gente pueda compartir canciones, películas. Es muy muy fácil. Hay otros programas, pero a mi este sigue siendo el que más me gusta porque es el mejor para coger cosas antiguas o de otros países. Pero a lo mejor otros te pueden asesorar mejor sobre otros programas que haya. Advierto, eso sí, que con el emule tardan días y días en bajarse....

Mi vida en 20 kg. dijo...

Gracias, yo uso LimeWare, pero pense que tenias algun dato de algo mas rapido que eso....
Dale mis saludos a Botijo que seguro que como padre debe estar muy ocupado.
Sys

geminisdespechada dijo...

bizarrito, a ver si puedes enterarte de qué idiomas tienen los periódicos de luxemburgo, que cuando estuve yo me dijeron que la mayoría.. en portugués!!

SALUSTIANA dijo...

pues usted se sentirá muy feliz con tanto idioma y tanta variedad pero yo me hago cruces cuando me encuentro algunos de la tierra que no conocen ni su propio idoma. Vamos, que aun hay gente que no sabe lo que es un chancho, un puerco, un cochino, un porcino, un cochón, o un cerdo. Señores, que mal va la educación en este pais, nuestra España¡¡
Saludos de mis puercos¡¡

Mi vida en 20 kg. dijo...

Mi blog esta de cumple, asi que hoy invito a visitarlo.