viernes, 29 de agosto de 2008

HOMENAJE A UNA ANFITRIONA EXCEPCIONAL

Soy poco proclive a los artículos de experiencia personal. Incluso en el ámbito exhibicionista de los blogs, dónde de hecho el paradigma es una especie de "diario en la red" me cuesta realmente hacerlo (excepciones son el baile del sirtaki y los artículos sobre la EOI)


No obstante, en esta ocasión, nobleza obliga, y es que estoy obligado a agradecer la muy excepcional acogida de la que he sido objeto este verano.

Bueno es estar en América, bueno en Nueva York, en Manhattan, pero si encima está uno viviendo en Harlem, rodeado de un ambiente estupendo de simpáticos hispanos y negros y encima en casa de una amiga que se desvive porque estés comodo...entonces que voy a decir.

Servidor y Pareja fueron fruto de la más deliciosa acogida que un hispano pueda tener en Manhattan. He pasado dos, sí, dos, maravillosas semanas en un ambiente fantástico, un piso estudio muy animado, viendo musicales, oyendo música en directo, comiendo comida de todas partes del mundo y disfrutando de experiencias inolvidables (a resaltar la muy especial de asistir a una misa gospel en Harlem, con toda la congegración bailando y cantando, pastor chistoso incluido) sabiendo que encima estaba siempre rodeado de amigos y con un hogar, sí, un hogar, porque eso era lo que teníamos, delicioso al que volver cada noche, cuando llegábamos cuajados tras los frozen margaritas, los mojitos de hinojo, las sesiones de jazz o de Rythm &Blues, Música Irlandesa, o simplemente tras degustar un delicioso humus de comida kosher o unas costillas y unas alas de pollo inolvidables.

¿Que eso es Nueva York? Sí, desde luego, eso y mucho más. Pero yo he tenido la suerte de vivirlo con mi pareja y rodeado de amigos, y eso es una experiencia tan maravillosa, que no es que no la vaya olvidar, es que no puedo parar de agradecerla.

Muchísimas Gracias, Ana.

10 comentarios:

Mi vida en 20 kg. dijo...

Merecidas y disfrutadas vacaciones y es cierto que New York si es mas que eso y definitivamente si hay marcha...creo que mecano cometio un error en su famosa cancion...
Saludos y welcome

bizarro con interrupciones dijo...

Muchas Gracias, MiVida

Efectivamente, lo de Mecano no se entiende. Lo mejor de todo es que la canción viene de que a Jose María Cano, el del grupo, le pagó la discográfica un mes en nueva york "para que se inspirara" allí, a ver que le salía. Y no se le ocurrió nada mejor que eso.

Lo curioso, como me comentó un amigo, es que a pesar de eso, la canción es fiel (por la instrumentación o por lo que sea) al tipo de ritmos de jazz que si se escuchan en nueva york.

geminisdespechada dijo...

jo, qué envidia! tengo unas ganas de conocer NY.. y qué lujo de amigas tienes, así cualquiera!!

bienvenido de vuelta, se os ha echado de menos!

La navaja en el ojo dijo...

Pues Géminis: el título de blog me ha recordado mucho al tuyo, he pensado ¿será una identidad secreta?

Me alegro de que os lo hayáis pasado bien, Bizarro. A ver si ahora que estáis de vuelta quedamos cualquier noche para tomar algo.

bizarro con interrupciones dijo...

Géminis: un lujo, no lo dudes. Muchas Gracias por la bienvenida.

La Navaja: dicho y hecho, a ver si nos damos un toque. A ver si asentamos un poco la cabeza (yo aún no he dormido desde que he llegado a Madrid) y hacemos algo.

Espero que vosotr@s lo hayais pasado estupendamente este verano.

Juan Luis Sánchez dijo...

Hola Bizarro:

Bienvenido de vuelta. Has tenido suerte con pillar a Ana. Cuando yo estuve en Nueva York, ella estaba en Madrid, jajajajajaja. Un abrazo, tío.

Anónimo dijo...

Mila dijo.
De todas formas, Bizarro, yo creo que lo de N.Y. da para más y esperamos con "ansias" que nos cuentes más cosas. Seguro que con tu sensibilidad para los idiomas en una ciudad multiracial como esta tienen miles de impresiones que contarnos. Nos conformamos con que sean un par de ellas.
Besitos.

bizarro con interrupciones dijo...

Bueno, a ver que se me ocurre. "Sensibilidad" no sé si es la palabra adecuada. "Obsesión" es quizás mejor y va mejor con mi carácter :-)

Lo dicho, a ver que se me ocurre.

botijo de oro dijo...

¡Qué bonito! Una adecuada ponderación entre ingesta sólida y líquida, con su puntito clerical y a lo loco. Muy bueno el viaje me imagino.

bizarro con interrupciones dijo...

El viaje maravilloso. Pero ya hay que volver a la dura realidad :-)