sábado, 3 de mayo de 2008

MOHAMMAD YUNUS, EL BANQUERO BIZARRO


Uno de mis héroes particulares es este banquero singular, bizarro en toda su amplitud, mitad negociante, mitad filántropo, que acabará siendo sin duda uno de los personajes más importantes de fines, del siglo XX y principios del siglo XXI.

Economista musulmán de Bangladesh, premio nobel de la Paz, premio nobel de Economía (o ambos debería haber recibido), este ingenioso y original señor tuvo una de las ideas más revolucionaras del siglo pasado, a partir de sus propias frustacciones, imcompatibildades, aspiraciones y contradicciones (puro germen bizarro). Harto de ver como los miles de millones que las supuestamente desinteresadas ONG, los muy desesperados gobiernos y los muy frustrados hombres de bien veían que se malgastaban y perdían en desperados y ambiciosos proyectos al desarrollo, este hombre acabó por tener una idea brillante y acabó por sembrar una de las más efectivas y eficientes semillas para acabar con el hambre en la tierra.

Su banco, el Grammen Bank, hoy una multinacional poderosa - ONG reclamada y deseada en todas partes, si esas dos contradicciones con compatibles, fue el resultado de un curioso experimento con sus alumnos de Economía. Medio enojado, medio desesperado, medio cabreado con el mundo entero, medio anhelante de un mundo mejor, este tío decidió sacar a sus alumnos a pasear por las paupérrimas calles de Bangladesh a comprobar su teoría. Todo surgió de una de las más bellas peleas teórico-universitarias que el mundo recordara agradecido. Para esto nació la Universidad. Discutiendo con sus alumnos en clase, él les insistía en que todos los maravillosos planes de las ONG y los gobiernos no servían para nada. "Salgan conmigo a la calle" les dijó "Verán como con 25 doláres podemos hacer más que con miles de millones del gobierno".Y salieron "No hace falta malgastar millones. Y encima no sirve de nada" les espetaba mientras salían comprobando el caso. "Preguntaremos a todo el que encontremos, preguntaremos cuánto dinero necesitan, verán que podemos hacer más con menos".

Y efectivamente. Todos los pobre a los que el señor Yunnus y sus alumnos fueron preguntando contestaban enseguida que necesitaban muy poco dinero. Estuvieron paseando un par de horas, y en todo el tiempo que preguntaron la gente les daba soluciones muy concretas: yo sólo unos centimos, yo tan sólo medio. Al final, después de las dos horas andando y preguntando, Yunnus y sus alumnos descubrieron que aún necesitaban menos de lo que había pensado. 14 dólares o algo parecido.

La respuesta era algo sencillo: la gente cogía el dinero prestado para adquirir algo, lo transformaba y lo revendía y sacaba dinero con eso. Dinero para poder volver a hacer el negocio, y dinero para poder alimentar a su familia.

Había algo más que el señor Yunnus descubrió y que yo no he mencionado. Descubrió que las mujeres gestionaban mejor el dinero. Tenían una idea más precisa de lo que querían y además el dinero no lo malgastaban.

El señor Yunnus no se cruzo de brazos y decidió prestar el dinero. Al ver el éxito del proyecto, decidió dedicarse al negocio por entero. Los pobres devolvían mejor el dinero que los ricos. Necesitaban menos dinero, pagaban mejor y más puntualmente (tenían menos morosos y los siguen teniendo, que un banco normal) y encima sacaban a la gente de la pobreza. La gente pedía creditos y créditos, el señor Yunnus enseguida tuvo que contratar entre ellos personal y empezar a crear todo un sistema financiero.

El señor Yunnus ha visto su banco crecer, expandirse, multiplicarse. Sus oficinas se multiplicaron por Bangladesh, el subcontimente indio, el mundo entero. Sus ideas empezaron a copiarse por ONGs, filántropos y hasta por muchos otros banqueros.

Mirado con recelo, desconfiado por todo el mundo, pensando la gente que este hombre estaba tarado, lo cierto es que sus ideas eran increíblemente exitosas, absurdas, ricas en resultados. A si que por si acaso le copiaban. Los banqueros le consideraban un loco derrochador, las ONG nada más que un raro banquero. Pero como sus ideas funcionaban, le copiaban en el mundo entero.

Hoy los microcréditos son una realidad por todas partes, las ONG desde la Cruz Roja hasta los misioneros dan por todas partes sabiendo lo muy efectivas que son. Los megabancos y tiburones financieros descienden también hasta ellos porque saben lo infinitamente atractivos que son y temen, como buenos egoistas, perder un pedazo del pastel del negocio, independientemente de que se negocio haya produido un tesoro para el mundo entero.

Efectivamente le han concedido el premio Nobel (el de la Paz, finalmente, aunque el hubiera preferido el de Economía) y hoy defender la figura de Mohammad Yunnus no tiene ningún mérito, pero por su originalidad, su capadidad de hacer confluir realidades incompatibles, su capacidad de asumir el desdén cariñoso o no de todos y su capadidad de ser coherente con lo que pensaba, estamos absolutamente endeudados con él y tenemos que concederle, como no podía ser de otra manera, nuestro título de bizarro, el de bizarro banquero.

6 comentarios:

Mi vida en 20 kg. dijo...

Bizis. pero uds no descansan??? es que entro a dar una respuesta y ya hay dos entradas nuevas,,,,IDOLOS!!!!!!!!

Mi vida en 20 kg. dijo...

Bizis. pero uds no descansan??? es que entro a dar una respuesta y ya hay dos entradas nuevas,,,,IDOLOS!!!!!!!!

botijo de oro dijo...

Y eso que es el bizi con interrupciones... El día que no pare esto va a ser tremendo.

geminisdespechada dijo...

esta historia sí que la conocía y me encanta!! y lo de que las mujeres no derrochan.. eso es que no me conoce a mí, jeje

bizarro con interrupciones dijo...

Geminis:

Bueno, no es que las mujeres no derrochan sino que en la teoría /práctica de Yunnus por desgracia ellas son las que sufren más las inclemencias de la pobreza, de ahi que sean más cuidadosas con el tema.

De lo cual llego a la conclusión que siguiendo ese razonamiento y tu confesión, Géminis y puesto que dices que eres derrochadora, ¡¡tú debes ser millonaria!!!
¿Tienes pareja? :-)

MiVida, Botijo:

Bueno, un momento de inspiración. Aún recuerdo cuando deje Marzo medio tirado y con Botijo desesperado ("este blog lo creamos 3, escribíamos dos, y ahora hasta el fundador me ha dejado tirado" me llegó a decir :-)
Total, que la mala conciencia debe de ser que me dura todavía :-)

geminisdespechada dijo...

bizarro, sí, estoy forrada, y cómo voy a tener pareja con este nick???? :P