sábado, 17 de mayo de 2008

JAPONESAS


Para mí que es un mentiroso.

Pues nada, que hoy he madrugado -no entremos en razones, siempre es la misma- y me he ido a desayunar temprano, tan temprano que nos hemos juntado madrugadores y trasnochadores. En esas, acodado a la barra, se me ha dispuesto al lado un borrachín sereno en esa hora, hora y media de sobriedad que debe de tener por día.

- Uf, qué noche... - ha comentado mientras apuraba su caña y se le caía en la solapa la ceniza como cayó en su día la manzana de Newton, por pura gravedad.

Yo estaba dormido, he ido a pedir la sal y no me he dado cuenta de que estaba entre ambos, con lo que, educadamente me ha dicho:

- Pero si está aquí.

- ¡Vaya! ni la había visto - me he fijado un poco más en él, rostro afilado, metro sesenta, barba de tres días, ahí empatamos, y una voz macerada en muchos trasnoches, muchos güisquises y muchos Winston de contrabando.

- Si es que a estas horas, estamos todos... - una pena, lo coge Pérez Reverte, le coloca un traje de prejuicios mayor que la torerilla que yo le acabo de hacer, y os vende una novela. Yo en cambio tenía sueño. Él no.

- Joder, yo estoy peor que acabo de salir de trabajar - me dice ufano, orgulloso. No le he creído.

- Yo me acabo de levantar - al final esta personalidad de seminarista y boy scout me acaba traicionando y charlo con todo el mundo.

- Ya, pues yo he echado el cierre hace una hora, me tomo la caña y -aquí hace un chasquido de boca - me voy al sobre.

- Eso es bastante peor, amigo.

- Sí, pero tengo que ganarme la vida. Si no trabajo no hay asunto - y pone la mano a la italiana y se la dirige a la boca en típico gesto de manduca.

- ¡A ver...! - muy socorrida esta frase entre parroquianos de bares.

- Ahora, ¡me acabo de tirar a una japonesa! - bueno, esto ya se pone más emocionante pienso.

- ¿Si? ¡anda ya! - pico al bravuconcillo para que siga con los faroles. Desde fuera, acodados a la barra y para un chino que no nos entendiese, debíamos ofrecer la pinta de un diálogo entre un caniche ladrando en agudos y un mastín bufando de cuando en cuando.


- Que sí, joder, que yo no miento... Si soy portero de un club, ¡mira! -y saca del bolsillo una tarjeta en la que puedo leer "Club Niza, Paseo Santa María de la Cabeza, 65"; arrugada, muy arrugada - ¡Huy, perdón! -la manía de no limpiar la ceniza ha hecho de que casi me cayese un poco al acercarse.

- Nada, no pasa nada... Entonces estás como quieres...

- Bueh!... Ni te cuento, japonesas, de Ecuador, negras, rusas... y no te dejan en paz -Vuelvo a mirarle de arriba a abajo y saco una rápida conclusión: mientes, la curda de ayer fue antológica, te has quedado dormido no sabes donde y te has levantado a por otra... no ha habido japonesa y tú y yo lo sabemos. Esgrimes esta tarjeta usada ante desconocidos para reivindicarte en tu hora de sobriedad, puede ser que una noche fuiste portero, pudiera ser que por algún trabajillo te den unos tragos en ese templo del lenocinio mal pagado, de la jodienda sin papeles, de los billetes y alojamientos más caros del mundo desde el otro lado de la vida, de la deuda perpertua.

- Yo por la noche prefiero dormir -miento, aquí mentimos todos y "todo es vanidad" como denuncia la Biblia.

- Sí, a mi también me gustaría, pero...

- Alguien tiene que hacer el trabajo ¿no?

- A ver... -me has caído simpático. Tu supueto jefe es un hijo puta, pero tu eres como yo, un titerillo que bota por un sueldo. Además, los dos estamos muertos de sueño y eso une.

- Qué se debe, lo mío y lo del maestro -digo señalando al figura, en plan gentleman.

- ¡Eh...! que la mía está pagada - me olvidaba que los borrachines pagan por adelantado su cogorza, que nadie les fía.

- No importa, se va a tomar otra y luego otra, ¡verdad Casimiro! -interviene la camarera. Aquí el disfraz de currante se le ha hecho jirones y me ha dado pena.

- Pues venga, la siguiente es mía Casimiro.

Me ha sonreído, nos hemos chocado la mano y he vuelto a casa. Por lo demás, no se me ocurre ninguna coclusión ni moraleja con la que concluir esto.

20 comentarios:

Mi vida en 20 kg. dijo...

El dialogo genial, ytengo una pregunta, ¿los españoles toman desayuno fuera de casa?...pregunto no mas, es que sabia lo de las tapas despues del trbajo, pero no sabia lo de antes del trabajo....gracias y saludos

bizarro con interrupciones dijo...

MiVida:

Pues, sí, en general la gente se suele ir al trabajo sin desayunar (aunque yo no soy de esos, yo me pongo morado), si acaso tomando sólo un café.

Pero a mucha gente le gusta desayunar fuera de casa (café y churros, café y una tostada, cosas así).

Mucha gente se va al trabajo sin desayunar, se pasa tres o cuatro horas medio dormido delante del ordenador (yo era de esos) y hacia las doce se va a desayunar diez o veinte minutos fuera del trabajo (a los que dejan salir).

Y no comen (almuerzan) antes de las 14 horas, o sea que si no salen a desayunar, hay gente que puede levantarse, irse a trabajar, y no comer nada hasta que lleva ocho horas despierto (yo era de esos descerebrados :-)

bizarro con interrupciones dijo...

Botijo:
me gusta mucho, pero me da muy mal rollo, casi me alegro de que sea un borrachillo.

Es que conociendo la triste realidad de España (para los que no la conozcan, es el paraíso del prostíbulo en Europa) prefiero que sea borracho que no un portero en uno de esos antros de malnacidos.

Se me pone mal cuerpo cuando oigo lo de las japonesas, rusas, etc (en España, son frecuentes las redadas -detenciones- policiales que intervienen prostíbulos dónde descubren muchas mujeres del Este de Europa viviendo en condiciones de esclavismo contra su voluntad).

(Y que conste que no tengo nada contra quién ejerza esa profesión libremente, pero lo triste es que yo no creo que en España ni el 20% de las prostitutas lo ejerza sin coacción)

Vivimos una muy triste realidad. Así, que ¡Viva el borracho! Que felizmente no es un proxeneta :-)

PD. La foto que ha cogido Botijo es de una de esas redadas que salen en los medios (por eso la mujer oculta la cara)

Juan Luis Sánchez dijo...

Bien, por fin has pasado de los microcuentos a un relato con contenido, de los que uno escribe dejándose la piel, de los que me gustan a mí.

Si te vale de algo, Quique, parece que tienes estilo propio, jejejejeje, porque antes de bajar con el ratón hasta el final de la entrada y comprobar que lo habías escrito tú, ya sabía que era tuyo, y no de Álvaro, que también tiene estilo, pero muy distinto.

Me ha encantado el conflicto, un trabajador responsable que echa de menos correrse una buena juerga pero no puede. La primera frase del relato es estupenda 'Para mí que es un mentiroso'. Parece que el personaje central desea que mienta, porque si no miente le da una envidia tremenda.

Me ha gustado también el tono, tragicómico, como la vida. Se lee con una sonrisa, pero el fondo es amargo.

Me he acordado mucho del taller literario leyéndote, a ver si hacemos uno.

Pero que escribas esto no es excusa para que no sigas con tu novela, jajajaja. Siento ser 'pesao'.

Mi vida: Hay de todo en España. Hay gente que desayuna de camino al trabajo en un bar. Yo me hago el café en mi casa y desayuno viendo el telediario.

Dwarf dijo...

Qué bueno el relato! Me ha gustado mucho. Se puede desgustar línea a línea, y eso vale mucho. Como dice Juanlu, se trata de dejarse la piel escribiendo...ole!


Estoy de acuerdo con bizarro, da mu mal rollo la prostitución madrileñera . Añadiendo algún dato a la reflexión os informo que se estima que menos del 5 por 100 de las prostitutas ejercen por propia voluntad.

O sea, que el 95 por 100 o están explotadas y forzadas por cuenta ajena o no tienen otro medio de llevarse pan a la boca. Tal como

MACARRA y Lustrado

Juan Luis Sánchez dijo...

Me da mucha pena el 95 por ciento restante que comenta Dwarf. Y la cosa tiene difícil solución. Como se ha visto en Coslada, a veces la policía está implicada en el ajo...

Quikosas dijo...

Yo también sabía el autor antes de leerlo, aunque siendo dos los que escribís tampoco es que sea muy difícil discernir ;)
Y el tema... bueno, sí, mejor ser borrachín que prostituta explotada. Siempre hay males mayores...
Argh, agridulce.

botijo de oro dijo...

Mivida - me alegro de que te guste. En general, aquí hay bastante costumbre de desayunar fuera o, como dice Bizarro, de tomar algo a media mañana. Yo soy perezoso y me gusta que me pongan el desayuno en el barecito.

Bizarro - Muy bueno el chino y los dulces colombianos. Respecto al texto... esto me ha pasado a mí mismo, no es un relato. Tal cual lo cuento :O

Juanlu - que no es relato, que me ha pasado, en todo caso es relato real de esos. Me alegro de que te haya gustado y lo del taller, lo mismo pienso, snifff.

Quikosas - como la vida misma, sobrino, como la vida misma.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Quien me invita el desayuno...es que tengp flojera de hacer el mio y me gusto mucho esto de ir a un bar en la mañana...yo voy a alguno desayunos sociales...pero un un bar me parece mas entretenido.
Saludos

botijo de oro dijo...

Pues yo hace un rato que he vuelto. Periodiquito, café con leche y tostada de pan amb tumaca (pan con tomate, es que es catalana la costumbre)... Pero hoy no ha venido Casimiro, o ha venido antes me temo.
Es que por aquí creo que somos muy pero que muy de bares... Si te llega el olor de la tostada y el café, estás invitada ;)

Mi vida en 20 kg. dijo...

Boti, si si, me llego el olor, yo estaba en la mesita del fondo con Casimiro...no nos viste jiji...besos

botijo de oro dijo...

¡Pero como no dijiste! En fin, el próximo domingo será...
Fascinación con lo bizarro por lo que veo de tus compañías de desayuno. ¿Cuántas cervezas te saco a ti? Todo un pieza.

bizarro con interrupciones dijo...

Como consumidor ferviente de pa amb tumaca (pan con tomate) desde mi infancia y precisamente por influencia catalana (veraneaba 3 meses en el ampurdán todos los años) protesto por la afirmación de que el pan con tomate sea costumbre exclusivamente catalana y deba por tanto recibir tal denominación.

El pan con tomate es un desayuno mediterraneo donde los haya y por tanto se extiende por todo el Mediterraneo español, desde Cataluña hasta Andalucía, e incluso en muchas zonas de interior (es típico por ejemplo en Belmonte de Tajo, Castilla-La Mancha)

Por tanto reniego "malgrat tot el meu amor por Catalunya" a aceptar esa identificación pan con tomate = desayuno catalán, que es no más que expansionismo político catalán, en esta ocasión, bajo forma gastronómica :-)

Mi vida en 20 kg. dijo...

Boti, nada...que el pago todo, pero el dato del pan llego tarde y no me entere que debia pedirlo tambien...creo que me esta gustando un poquito España.

botijo de oro dijo...

Bizarro - ¿Cómo van tus parámetros de centralismo en tu última analítica? ;) En fin... pan con tomate meditarráneo, pero de mucha mayor difusión en los Països Catalans, baleares y valencianos incluídos por supueto :))

Mivida - yo siempre lo pido en mi bar bajo la expresión: "barrita de pan para tomate". La preposición "para" aquí me vuelve loco.

bizarro con interrupciones dijo...

¿Mis parametros de centralismo? Pues como la tensión, que no debería tenerla ni baja ni alta, pero tan pronto me dan subidas como me da por abogar por la independencia de los Paisos Catalans (así que como ves, no demasiado fuerte)

Pero es que siempre he hecho esa identificación pa amb tumaca= desayuno catalán porque siempre veranaba allí, en Girona (Empordá) y como era niño no conocía otra cosa, pero a medida que he ido recorriendo la geografía española he tenido que corregir esa asociación, porque no me parecía en absoluto justa.

De hecho, en muchos lugares de España encuentras definido ese desayuno tanto como "desayuno catalán" como "desayuno andaluz" y ambas denominaciones son igual de justas.

Salvo el desayuno madrileño que son los clasicos café con churros....

Tú lo que pasa es que eres castellano acomplejado :-) intimidado por el nacionalista de Barcelona :-)

PD-Es más, el verdadero pa amb tomaca es RASPANDO el tomate contra el pan (y muchos tirando lo que sobra de tomate, que es casi todo). Eso que sirven en Madrid, que es el tomate entero o a veces un tomate ya pasado por la turmix como un purecito es o lo castellano o bien lo andaluz, pero ya te cuento como se toma el pa amb tumaca en Catalunya, RASPANDO (además ahi se nota cuando el restaurante es rácano porque apenas raspan el tomate :-)

botijo de oro dijo...

Toda la razón en mi complejo de castellano; con tentaciones francófilas y catalanófilas, que tengo que defender con la fe del converso :)
Pero lo del pa amb tumaca, me lo sé de la meu mare que estuvo en Barna 3 anys, y raspó tomate, generosamente, muchas meriendas de mi infancia y adolescencia (luzco título de cuasi-charnego, que debe ser de la más baja estofa para Carod y Cia) ;)

bizarro con interrupciones dijo...

No me digas más :-) Entonces tu vinculación emocional con el pa amb tumaca ya va a ser inmortal, como la mía :-)

Infancia, bendita infancia.

Y bendito pa amb tumaca :-)

geminisdespechada dijo...

Japonesa? No sé por qué, pero me parecía que las asiáticas - meretrices me refiero - serían de otros paises, pero japonesas? lo digo porque justo una amiga japonesa se casa este finde con un español, y no sé, no me pega.. (no digo ella, digo la cultura, el nivel económico del país..).

Y llevo todo el finde 'sacando' a dos sudafricanos por Madrid, así que me han llegado mucho estas dos entradas.. La historia de la barra, he oído tantas... e incluso he contado alguna... Cualquier día nos encontramos y yo, borracha, te cuento una historia. (Por cierto, los borrachos no mienten).

botijo de oro dijo...

Bizarro - amén a eso.

Geminis - no era japonesa, no creo que ni siquiera fuese. Y yo, como borracho viejo, te digo que mentimos, yo lo he hecho. De todas formas, Casimiro estaba sobriejo a esas horas todavía y con su primera caña.