domingo, 13 de abril de 2008

NOTICIA REPOSADA: MENOS ES MAX, TENEMOS EL ELEFANTE BLANCO


Bien, ya hemos dejado el suficiente tiempo para que esta noticia haya macerado y no nos dejemos llevar por risitas infantiles de última fila de clase.
Los datos objetivos: Max Mosley es presidente de la FIA; Max Mosley se fue de juerga con 5 meretrices 5 (esto ya por sí solo me parecería noticia, no sé si por derroche de facultades o de dinero); Max Mosley se vistió para la ocasión de oficial del ejercito nazi; Max Mosley utilizó atrezzo psadomasoquista, bien mono, tanto para azotar como para ser azotado en su pandero (tan acostumbrado al fino cuero de los mejores sillones de empresa, esto por sí solo también me parecería noticia, desde el punto de vista del pandero); Max Mosley está casado con hijos y atesora 67 años tanto en cabeza como posaderas.
Después de analizar todos los datos tenemos que decir:
¡Es intolerable!
Las fotos del hecho están totalmente pigseladas y son de una calidad más que dudosa. Además, una vez dejado que el tiempo enfríe a todos los miembros de este blog, la cuestión esencial es ¿quién carallo hizó las fotos? ¿cómo y con qué?
Pues bien, después de haber analizado con fruición las fotos aparecidas en prensa (sólo por interés periodístico y vocación de servicio) podemos anunciar:
¡Tenemos al elefante blanco!
Observesé en la foto de encabezamiento la figura masculina reflejada en el espejo con traje y corbata (¿el guardaespaldas? ¿algún hombre de Alonso?) que aparece justo en el angulo del fotógrafo, con las manos juntas que sujetarían -según mi teoría- la minicámara que ha hecho de la FIA un órgano mucho más transparente y cercano a las debilidades del ser humano (entre ellas la prostitución y el nazismo).
Ahora bien, ¿cómo se pudo hacer la foto sin que el avispado Mosley se diese cuenta? yo creo que porque en ese momento no miraba, y sino miraba era porque estaba recibiendo su castigo, pactado y pagado, de la rubia de al lado, la cual debe provenir del mundo del tenis por el elegante drive que luce en la foto. Es decir, señores y señoras, las nalgas que tapa la impúdica bandera a cuadros, me parece a mí que son las de Max aunque no estoy seguro por la pésima calidad de las fotos que se hicieron (hasta para cotilla extorsionador hay que valer en esta vida).
Una vez hecha esta investigación, que espero sopesen, dejo aquí la cuestión que debe preocupar a no pocos prohombres de nuestra aldea global: si no se pueden fiar ni de guardaespaldas ni prostitutas ¿con quién van a hablar de sus sentimientos nuestros desprotegidos poderosos?
Yo, a ejemplo de guía práctica, les vengo aquí a traer los siguientes consejos:

1. Sé que el estres es grande, pero cinco son demasiadas meretrices y vuestros ojos, cansados del ejercicio de mando, no pueden controlar a tanta locuela.

2. Los guardaespaldas, a no ser que consideréis que puedan aportar algo al cotarro, dejarlos del otro lado de la puerta.

3. Aunque el mundo militar nazi nos da un montón de posibilidades eróticas, es mejor recurrir a otras fantasias más livianas, que permitan llevar menos o ninguna ropa, lo cual impida que nadie porte equipos de video o audio. Yo propongo aquí un numerito en plan Adan, Eva, el Paraíso Terrenal y mira que serpiente del pecado tengo aquí. Luego viene el tema del castigo divino y aquí sí que podéis dar rienda suelta a todos vuestros impulsos masoquistas.

4. ¡No escatiméis para un día que os dais un premio, hombre! Id a los mejores salones, de reputado -perdón- nombre. Con habitaciones cubiertas de terciopelo. Max, esa habitación es demasiado funcional y minimalista, y con 67 a la imaginación le cuesta volar sino se la estimula con el adecuado mobiliario. ¡No te preocupes tanto por el saldo de la American Express de la FIA! Ya lo pagas tú con creces mediante tu esfuerzo y dedicación. Date un gusto en condiciones que luego la autoestima se lesiona y recurre a obsesivas figuras familiares (Oswald, papá de Max, fue amigito personal de Adolf Hitler, quizá guarde este hecho alguna relación con la elección de vestuario).
Espero haber sido de utilidad para futuros desahogos.

6 comentarios:

Bea dijo...

y la qinta:

5.- el uso de bragas (pasamontañas para la cabeza) pueden llegar a ser una prenda erótica y tiene la ventaja de que ocultan la cara. Jejeje

botijo de oro dijo...

Cierto, cierto. Pero lamentablemente el uso indiscriminado de tanga ha hecho inservible esta prenda para tapar tanto/a cara :))

Quikosas dijo...

Yo me pregunto... ¿de qué estarán hechos los guardaespaldas, que pueden permanecer impasibles ante semejante espectáculo?
Ahora en vez de decir "¡Nena, es que no soy de piedra!" voy a soltar "¡Nena, es que no soy guardaespaldas!". Porque realmente tiene mérito...

botijo de oro dijo...

Jajajaja... pero ten cuidado con decir a una chica esa frase en las distancias cortas, porque te cierras un sin fin de posibilidades ;)

geminisdespechada dijo...

".. y mira qué serpiente del pecado tengo aquí"???? me parto, gran consejo xD

botijo de oro dijo...

Todo lo que pueda por aliviar el trabajo de nuestros esforzados prohombres :))