miércoles, 23 de abril de 2008

MICRORRELATOS (VI)


Esta semana es que eran dos, uno especial, el de hoy, por el Día del Libro:


Y han de caer del todo, sin duda alguna. Si no dejará cicatriz, hazme caso. Será peor”. La madre limpia con primor la herida del niño.
Le encanta ese ritual. No es como el primer día cuando dolió tanto. Ahora mamá repasa la herida mientras exhala un soplido de aire fresco.
Después vendrá la merienda: bocata de salchichón con mantequilla.
Mamá le ha puesto su ropa favorita después de intentar peinar el remolino con el que siempre regaña.
El camino en coche se lo sabe de memoria. Una vez allí le darán el ramo de flores para colocarlo en la curva. Luego besará el poste kilométrico.
Como besaba a papá.

5 comentarios:

Mi vida en 20 kg. dijo...

Ay!!! que pena mas grande, pero como hace para dar un giro asi de rapido.
Felicitacion, si va a premio se lleva el 1º y si no se lo dan, lo hago yo en mi blog.

botijo de oro dijo...

Muchas gracias Mivida por tan insigne premio.
La verdad que es un poco de mal rollo sí.

geminisdespechada dijo...

yo premios no puedo darte, pero jo. Sigue escribiendo, eh?

La navaja en el ojo dijo...

Voy encontrando el estilo de tus cuentos. Me gusta cómo utilizas esa estrategia de situarnos en algo normal, cotidiano, y entonces asestar el golpe.

Saludos.

botijo de oro dijo...

Geminis: gracias por tu apoyo, hay seguiremos a velocidad de crucero mientras dure el concurso.
La navaja en el ojo: gracias por tu análisis. Me releo los micros y veo que tienes razón. No lo había pensado.