domingo, 6 de abril de 2008

MICRORRELATOS (II)

Español English

Abrumado por tanta responsabilidad, el animal había huido dejando atrás una jaula mal iluminada y la obediencia debida. Estaba harto de tener que hacer mil cabriolas para conseguir un plato de comida, de enfrentarse a la absurda disciplina de la higiene diaria.
Sentía que había traicionado el espíritu salvaje que poseía antes de ser atrapado. Añoraba encontrar en los árboles su próximo bocado, bañarse bajo el tibio sol de primavera y contemplar la tierra adormecida por la escarcha.

Corría sin tasa guiado por su instinto de libertad, pero se detuvo de inmediato. Dudaba si no habría dejado la puerta de casa abierta antes de terminar con todo.

3 comentarios:

Quike dijo...

Querida contradicción, ¡cuanto te queremos!

geminisdespechada dijo...

pues a mí me gustan mucho tus relatos!! en www.ciao.es tenemos un concurso de hiperbreves que seguro que no te costaba ganar..

botijo de oro dijo...

Quike: venía a decir Chestertón que lo que califica al hombre es el equilibrio de la contradicción que se da en el hombre entre la creencia en el destino y la creencia en el libre albedrío. Y ahí andamos.

Geminisdespechada: muchas gracias, pero siendo bizarro solo hay dos cosas que me interesan: uno, el refrendo que da a mi actitud el no ganar nada, y dos, la mentira.