domingo, 30 de marzo de 2008

LA BIZARRÍA FORZOSA Y GRUPAL: SER MUJER EN IRÁN

Siempre que me planteo las caracteríticas del bizarro me vienen a la cabeza más o menos las mismas: la rareza, deseada o no( normalmente o no) la valentía y la inevitabilidad. Desde ese punto de vista, es verdad que recientemente me he dado cuenta que esa definición de bizarría se aplica a uno de los colectivos que yo admiro más: de las mujeres en Irán.

No desea este ser un post feminista. No, esos ya existen y necesarios son, pero no es este su lugar. Porque lo busco aquí y quiero resaltar no es tanto la lucha como la belleza.

Y es que hay muchas mujeres iraníes -o persas, que tanto me da- que de un tiempo a esta parte me tienen maravillado y absolutamente agradecido, por su valor, su originalidad, su pureza, su singularidad. Algunas de ellas son archífamosas y literarias, que sí Marjane Satrapi (la autora de la famosa Persépolis), que si Azar Nafisi y su "Leer Lolita en Teherán", que si Yasmin Crowther y su "La cocina del Azafrán". Pero también las hay cineastas de 18 años (Hana Makhmalbaf) arquitectas y deportistas, como el équipo femenino iraní de rugby.

Todas estas mujeres me fascinan por múltiples motivos, que todos encajan en esa categoría estúpida de bizarro.

Para empezar, desde el momento en que son mujeres y se dedican a nada de lo que su estúpido régimen político entiende que se deben dedicar, ya me tienen fascinado. Son anomalías del sistema, rebeldes con causa, hermosas alteraciones del orden artificial.


En segundo lugar, son naturales, auténticas, pura verdad. Como el diamante, la fuerza proviene de su singularidad. Se las puede pulir, pero la belleza sale de ellas mismas, esa belleza que les hace ser puras y auténticas y dedicarse a lo que les de la gana.

Y qué actividades eligen, fíjense: montar un equipo de rugby feménino (con lo mastuerza que es esta sociedad en que vivímos, que sólo interesa un deporte cuando es masculino y lo peor, que a veces, deporte, parece que hay tan sólo uno) o dedicarse al arte y hacerlo eligiendo el cómic y la película de dibujos animados para contar muy serias historias y para hablarnos de historia y sociedad.

Y más aún: hacer todo eso sin renunciar a tu propia identidad. ¿Creen que estás reniegan de su país o de la cultura que les ha tocado vivir? En absoluto.


Y es que Irán (o Persia) es una país mararavilloso, cuna de una cultura ancestral y de las más antiguas del mundo -de hecho, la primera que, aún aceptando el Islam, paró la extensión de la lengua árabe en un mundo por la propia fuerza su cultura persa interior, en una sociedad y en un tiempo, en que para ser musulmán, parecía que había que ser árabe también.

Pero es que, incluso, aunque Persia no lo fuera lo que es ( o lo que fue), la reivindicación de la cultura, el origen y la sensibilidad propias, del lugar en que a uno le ha tocado crecer (con todos sus defectos) es un rasgo inequívocamente bizarro.

Y es que Irán me da a mi que debe ser un país bastante bizarro (como el nuestro). Ya que simplemente que uno de los ayatolhás haya sido uno de los primeros en defender la democracia como un rasgo inequívocamente musulmán (y por tanto denunciando la absoluta incongrüencia y pecaminosidad de los regímenes musulmanes actuales), el ídolo político de la juventud y del mundo de la cultura farsi y el principal abogado de la libertad y la mayor democratización de la sociedad hacen que sin duda consideremos a Irán en su profunda y hermosa bizarría.

Pero hoy es el día de sus mujeres. De estas bravas y hermosas mujeres. Muchas gracias por lo que sois.








4 comentarios:

Bea dijo...

Y menos mal que esas mujeres están ahí, dando la talla. Yo también te apoyo en ese aplauso para ellas. No debe ser nada fácil luchar contra todo un gobierno y una sociedad que se aferra en un radicalismo.

Bea dijo...

Por cierto, se me olvido decirte que vivimos en un paraiso. Nosotros en la dacha y vosotros también. Sino preguntáselo a las iraníes.
Besos

bizarro sin interrupcion dijo...

Vale, con lo de la comparación me has convencido. Nosotros tb vivímos en un paraíso :-)

Que os cunda el famoso euro, que lo tiene Kike, seguro :-)

geminisdespechada dijo...

No tenía ni idea de lo del equipo de rugby, ahora mismo voy a seguir esa historia que siendo yo ex-jugadora me interesa mucho. Gracias!