lunes, 31 de marzo de 2008

EL ESPAÑOL, IDIOMA BIZARRO

Deutsch Español English Français Português По-русски

Seguro que ustedes han oído siempre esa manida expresión de que el francés es la lengua del amor . A parte de ser una cursilería y un lugar común, esa palabra les habrá dejado, siempre como a mi, con la duda, de vale, y entonces ¿De qué es lengua el español? Vale, el alemán es la lengua de las ordenes (no sé quién dijo aquello de que era la lengua para hablar a los soldados y a los perros, si no recuerdo mal, era un alemán) el italiano, el idioma de la música, y ¿el español? Nosotros tenemos la respuesta, sí: el español, es el idioma de los bizarros.



El bergamasco, el finés, el húngaro, el sardo, el provenzal (del norte y el sur) el nepalí, todas esa lenguas absurdas merecen un lugar aquí, pero qué quieren que les diga, estamos hablando aquí de lenguas occidentales y ,sobre todo, MAYORES, no de "catalán" (el meu molt estimat mallorquí del nord") es decir, habladas mayoritariamente en el mundo y con una desbordada producción cultural en el mundo. Y además, que todo hay que decirlo, porque nuestra cultura es limitada y nuestra erudición muy reducida, que quieren. Y además sobre todo, de haber eligido alguna minoritaria, me habría quedado con el sardo, santo de mi devoción.


Pero no nos detengamos y pasemos a analizar todos los aspectos que puedan proponer o no su bizarría.


1) La denominación: ¿Español o Castellano? Tanto me da, me da igual. Pero que un idioma, que es uno de los más hablados del mundo, dude de su propia definición, es ya significativo. ¿Es idioma, como índica "español" ? ¿Es dialécto, como indica "castellano? ¿Idioma o dialecto? ¿Nacional o regional? ¿Nacional o internacional? Ah, esa vacilación, ese sindios, esa inpropiedad sólo puede ser propio del bizarrismo. El bizarro sabe que lo es, pero nunca sabe exactamentelo que ÉL es. No encaja en las clasificaciones y nos se sabe definir, no vale ni como minoría, ni siquiera como excepción. Él es tan perro verde que no se sabe si definir. El español, el castellano, esa lengua tan querida por nosotros es efectívamente bizarra hasta en su denominación.


2) La geografía: ¿Cómo no va a ser bizarro un idioma que hablamos los cafres y borricos peninsulares, los sensualones de los caribeños, o esos europeos del cono sur? A la fuerza el idioma se ve desgarrada por esa esquizofrenia identitaria, tan propia del bizarro, de un idioma que no sabe si tiene que ser cariñoso y sensual, cerebral y centroeuropeo o áspero y rasgado como la propia geografía peninsular. ¿Un idioma arabizado y mediterráneo? ¿O un idioma atlántico y continental? Ah, el propio idioma se confunde consigo mismo (como Dinio), se trabuca, se avergüenza, y al final no sabé quién es. Como el bizarro.

3) La fonética: esas ERRES por favor, esas erres ¿Cómo íbamos a poder vivir sin ellas? ¿Y las Zzzetas??? (¿Que sería de ZetaPé? ¿De Zipizape? ¿De petaZeta?) La misma palabra que nos autodenomina no puede ni siquiera pronunciarse correctamente sin esas bellas abeRRaCiones. No, no me digan que en francés o inglés puedo decir "Bizarre", la pronunciación no es igual, ni la Z del italiano que parece una mera "ts"(pizza). Y lo mejor de todo es que, para completar estas rarezas (de nuevo esos bellos sonidos) encima tenemos ese sindios que es la pronunciación del castellano en toda su geografía peninsular (más allá no sé) dónde en un pueblo todas esas bellas Cés y Zetas se pronuncian como eses y en el pueblo de al lado las eses se pronuncian como zetas y cés. A ZEZEO, que bella palabra. Y si tienen dudas, viajen a Cádiz. Ustedes viajen, viajen.

4) la ortografía: ¿Con hache o sin hache? ¿Con eñe o sin eñe? Ah, un idioma que puede hacer campaña de un signo ortográfico dentro del alfabeto occidental (ójala tuvieramos uno propio y exclusivo como el armenio o como el georgiano, pero qué se le va a hacer) merece un cierto reconocimiento, pero cuándo esa rareza se reduce a dos letras y una ni siquiera se pronuncia, entonces estamos ante la estupidez, rasgo inequívoco del bizarro.

5) la semántica: ¿Cómo no va a ser bizarro un idioma que tiene mezcla de árabe y latín? La tradición semítica y la latina mezcladas y destiladas en un aceite oleaginoso y único. Qué bonito poder decir almohada y fornicación, aceite y corporal.
6) La Gramática: el subjuntivo, ese sindios. Ese mundo de las vacilaciones y las indeterminaciones tan propio del bizarro. ¿Que yo fuera? ¿Que yo fuese? ¿Que nosotros fueramos o fuesemos? Me dirá que el subjuntivo no es exclusivo del español: el francés, el portugués, el italiano....pero ¿y la pasiva? ¿y la frase impersonal? ¿Y la pasiva refleja? ¿Existe en francés la pasiva refleja? Esa incapacidad de saber que a que nos refererimos es absolutamente propia del bizarro.
¿Han podido aguantar hasta aquí? Sin duda hay muchos argumentos sintácticos, gramáticales o morfológicos más, pero creo que uno ha abusado de su paciencia y sabe que puede llegar a ser muy pesado con estos temas. Qué le van a hacer, lo de las lenguas (mal habladas, pero no por intención) siempre ha sido lo mio.

Es verdad que uno siempre ha tenido cierta fijación oral (y escrita). De hecho, uno de los mayores piropos eróticos que me han hecho en la vida ha sido llamarme "sexilingüe" (se refería la persona en cuestión a que hablaba seis idiomas, pero como todo el mundo puede imaginar, enseguida le encontramos otras aplicaciones) y que probablemente la lengua, en todos los aspectos, ha sido siempre una de mis mayores ventanas al mundo.

¿Tienen ustedes otros candidatos? ¡Hagánoslo saber! Nada hay más propio del bizarro que dudar. Estamos dispuestos a admitir que nos hemos equivocado y que otras lenguas merecen alzarse con el merecido título de idioma bizarro. Eso sí, dígannos entonces, el español ¿Qué es lo que es?
¡Estamos abiertos a sugerencias! ¡Dígannos lo que piensan! ¡Enmiendenos!
Estamos dispuestos a aceptar otros ¡incluso el catalán!
¡Pronunciense!

domingo, 30 de marzo de 2008

LA BIZARRÍA FORZOSA Y GRUPAL: SER MUJER EN IRÁN

Siempre que me planteo las caracteríticas del bizarro me vienen a la cabeza más o menos las mismas: la rareza, deseada o no( normalmente o no) la valentía y la inevitabilidad. Desde ese punto de vista, es verdad que recientemente me he dado cuenta que esa definición de bizarría se aplica a uno de los colectivos que yo admiro más: de las mujeres en Irán.

No desea este ser un post feminista. No, esos ya existen y necesarios son, pero no es este su lugar. Porque lo busco aquí y quiero resaltar no es tanto la lucha como la belleza.

Y es que hay muchas mujeres iraníes -o persas, que tanto me da- que de un tiempo a esta parte me tienen maravillado y absolutamente agradecido, por su valor, su originalidad, su pureza, su singularidad. Algunas de ellas son archífamosas y literarias, que sí Marjane Satrapi (la autora de la famosa Persépolis), que si Azar Nafisi y su "Leer Lolita en Teherán", que si Yasmin Crowther y su "La cocina del Azafrán". Pero también las hay cineastas de 18 años (Hana Makhmalbaf) arquitectas y deportistas, como el équipo femenino iraní de rugby.

Todas estas mujeres me fascinan por múltiples motivos, que todos encajan en esa categoría estúpida de bizarro.

Para empezar, desde el momento en que son mujeres y se dedican a nada de lo que su estúpido régimen político entiende que se deben dedicar, ya me tienen fascinado. Son anomalías del sistema, rebeldes con causa, hermosas alteraciones del orden artificial.


En segundo lugar, son naturales, auténticas, pura verdad. Como el diamante, la fuerza proviene de su singularidad. Se las puede pulir, pero la belleza sale de ellas mismas, esa belleza que les hace ser puras y auténticas y dedicarse a lo que les de la gana.

Y qué actividades eligen, fíjense: montar un equipo de rugby feménino (con lo mastuerza que es esta sociedad en que vivímos, que sólo interesa un deporte cuando es masculino y lo peor, que a veces, deporte, parece que hay tan sólo uno) o dedicarse al arte y hacerlo eligiendo el cómic y la película de dibujos animados para contar muy serias historias y para hablarnos de historia y sociedad.

Y más aún: hacer todo eso sin renunciar a tu propia identidad. ¿Creen que estás reniegan de su país o de la cultura que les ha tocado vivir? En absoluto.


Y es que Irán (o Persia) es una país mararavilloso, cuna de una cultura ancestral y de las más antiguas del mundo -de hecho, la primera que, aún aceptando el Islam, paró la extensión de la lengua árabe en un mundo por la propia fuerza su cultura persa interior, en una sociedad y en un tiempo, en que para ser musulmán, parecía que había que ser árabe también.

Pero es que, incluso, aunque Persia no lo fuera lo que es ( o lo que fue), la reivindicación de la cultura, el origen y la sensibilidad propias, del lugar en que a uno le ha tocado crecer (con todos sus defectos) es un rasgo inequívocamente bizarro.

Y es que Irán me da a mi que debe ser un país bastante bizarro (como el nuestro). Ya que simplemente que uno de los ayatolhás haya sido uno de los primeros en defender la democracia como un rasgo inequívocamente musulmán (y por tanto denunciando la absoluta incongrüencia y pecaminosidad de los regímenes musulmanes actuales), el ídolo político de la juventud y del mundo de la cultura farsi y el principal abogado de la libertad y la mayor democratización de la sociedad hacen que sin duda consideremos a Irán en su profunda y hermosa bizarría.

Pero hoy es el día de sus mujeres. De estas bravas y hermosas mujeres. Muchas gracias por lo que sois.








viernes, 28 de marzo de 2008

MADRID: ¿UNA CIUDAD BIZARRA?



No siempre consigue Madrid ser una ciudad bizarra. En este momento la domina un integrismo neoliberal que amenaza con acabar con cualquier signo de heterodoxia y extrañismo que hagan de ella una ciudad digna de ser vivida. Sin embargo, igual que Dehli en la India dicen que es la ciudad siete veces fundada, la ciudad que siempre renace de sus raíces, Madrid contiene y (esperemos) siempre contendrá un elemento de bizarría débil pero perenne que resurge cuál ave fénix cada cierto tiempo de sequía.


Qué Madrid, capital de un país gris y triste durante cuarenta años, y sede de uno de los regímenes fascistas más feos y perennes de los años treinta sea hoy en cierta irregular, y vibrante medida una de las capitales gays del sur de Europa, puede ser tal vez una de las múltiples e incongruentes (rasgo inequívocamente bizarro) contradicciones que ilustran la consustancial bizarría de Madrid.

Capital absurda y a dedo (Felipe II eligió el pueblo más absurdo y feo de toda la península para poner la capital que le salió de sus feas e integiristas narices) fea y llena de encanto, Madrid es querida en Europa por las razones que siempre los madrileños detestamos; por sus plazas de toros, su ambiente gay, su olor a ajo, su inacabable vida nocturna, su estupidez congenita y por su incapacidad siendo una gran capital de ser más que un pueblo grande, Madrid merece con creces el título de capital bizarra del sur de Europa, en dura competición con Belgrado, que en pura demostración de absurdidez y bizarrismos es una ciudad eslava y mediterránea llena de cafres, sin mar y en medio de las montañas (rasgos que comparte con Madrid).

Madrid quiere ser (últimamente) un Londres del sur de Europa, una Roma sin coliseo, una París sin grandes bulevares y no es más que una Lisboa venida a menos. Madrid es un templo de cemento y estética gilista que se sobrevive a sí misma y a los madrileños y en la que sus únicos y auténticos ciudadanos son aquellos venidos de fuera (a los que por otra parte trata de pena pero a los que permite que se adueñen de ella como buena dama sadomasoquista que se quiere católica, austera y recta).

Madrid es un sindiós venido a más, una fiesta mal acabada y peor recogida, una escombrera que se resiste a serlo, una barbarid que debería ser abandonada y replobada al día siguiente con carácter de urgencia extrema, una estupidez, una bizarría, una anomalía geopolítica que merece ser crucificada y besada, Madrid, te quiero, Madrid, me das pena. Madrid, me matas, Madrid, que propio, que de todos tus centros artísticos, el más reciente, sea el matadero. Bizarra, que eso es lo que eres, una bizarra.


El centro




El otro día pague en euros una copiosa comida. En la parroquia sita enfrente de mi restaurante las hostias del párroco también eran redondas. Lo recuerdo bien, porque fue el último almuerzo justo antes del fin del mundo. No lo pude ver porque no tengo televisión por cable. Una pena, para una vez que termina la creación.
Hoy estamos muy contentos todos en el purgatorio. Nos hallamos a la espera del destino definitivo y la situación es tensa. Los primeros que se han salvado han sido los presos. De ellos, San Pedro ha dicho que ya sufrieron bastante en vida y que la justicia de los humanos, pecadores todos de por sí, es bastante dura a la par que dudosa. Nos dio a todos lo mismo, siempre dispuestos a tirar la primera y sucesivas pruebas.
A mi lado, se sienta preocupado un directivo de la C.N.N. El hombre anda quejándose todo el rato por lo poco profesional que fue el show final, dado que se escogió un horario fuera de prime-time, y es verdad que a las cuatro de la tarde poca gente ve la tele. De todas formas, puede respirar tranquilo porque a los directivos les van a meter en el cielo después de los presos. Este hecho queda justificado, para la divinidad, en que bastante purgatorio han pasado ya con tanta reunión y tanta gestión por objetivos.
En medio del tremendo atasco que tenemos, y eso que al irse todos los presos del mundo esto ha quedado más desahogado, una feminista se ha quejado del desagravio histórico de la mujer y esgrimiendo el artículo de los últimos serán los primeros, ha colado a las de mal vivir, muy cercanas siempre a lo religioso, y al grito de ¡adelante compañeras! entró primero ella para iluminar el paso. La echaremos de menos. Gritaba mucho.
Los que peor suerte han corrido son los del tercer mundo, una vez más. Entraron todos muy barrigones y con costrones blancos en la comisura de los labios. Su mirada era la de la indiferencia y sé que han tenido mala fortuna porque según un médico que está por mi sitio, de haberse retrasado dos días más el fin del mundo, hubiesen entrado casi todos y sin el atasco propio del fin del mundo. Otra pena, pero todo parece indicar que serán los siguientes, según ha comentado uno de los profetas mormones que está echando una mano, junto a Calvino y Buda, en estos momentos de atropello. Este último hecho, ralentiza todo mucho porque cualquier decisión se ha de consensuar entre todas las religiones, y las sectas, que de momento tienen voz pero no voto, se están constituyendo en un autentico lobby para sacar tajada a la hora de salvar y condenar. De todas maneras, será el último trabajo, porque después del último juicio ya no quedarán más acólitos. Un último esfuerzo, eso es todo.
Ahora han desaparecido todos: los presos, los managers, los propietarios, las meretrices y los hambrientos, después han desaparecido los políticos, los banqueros y los niños. Por último, han desaparecido los periodistas, que iban como locos pidiendo teléfonos móviles para mandar su última crónica a unos medios que ya no existen. En fin, un lío. Ya solo quedamos la clase media en todos sus estratos: media-alta, media-media y media-baja. Nos miramos todos con cara de pánfilos y no paramos de jugar con nuestros mandos a distancia, el de la tele, el del coche y el del garaje. Nos entretenemos mirando el piloto rojo que se enciende en el cacharro cada vez que pulsamos el botón, y algunos, los más ingeniosos, hacen castillos de naipes con sus tarjetas de crédito. Creo que no saben que hacer con nosotros porque en la puerta del cielo y del infierno se ha encendido un letrero rojo que pone “ocupado”. A mí que una vez más nos quedaremos en el limbo en medio de los dos extremos. En el centro. No nos importa. Lo único que echaremos de menos es el porcentaje mayoritario que nos certifique de nuevo que estamos en el sitio correcto.
Esta vez sí que R.I.P.

jueves, 27 de marzo de 2008

El triángulo escaleno

Un poquito de rumba les vengo aquí a traer, aunque el rojo gallardón viene a ser un rojo muy muy pálido tirando a azulete, pero en fin, creo que tiene su gracia...

miércoles, 26 de marzo de 2008

MATERNIDAD BIZARRA: El Hombre Embarazado

Español English Français Português



Qué les voy a decir.

Me alegro de vivir en un mundo en que cosas así sean posibles. Este hombre, de nombre Thomas Beatie, nació mujer, inició un proceso para convertirse en hombre (transexualidad pura y simple) y sé unió a su actual pareja, una mujer.

Pasados los años, a Thomas y a su mujer se les apareció el fantasma de pa-ma ternidad. Decidieron que querían tener descendencia. Su mujer, Nancy, no podía quedarse embarazada. Había atravesado una histerectomía en el pasado a causa de una enfermedad. ¿Lo que decidieron? Que fuera él, Thomas Beatie, fuera quién tuviera a la criatura.

¿Cómo lo hicieron? Revirtieron el proceso de Thomas que llevaba como 8 años siguiendo un tratamiento hormonal, para que volviera a tener la menstruación (llevaba 8 años sin tenerla) y pudiera quedarse embarazado. Qué bonito suena: embarazadO.

El proceso ha sido un éxito. ¿Cómo lo llaman? El primer hombre embarazado. Es algo maravilloso, para que luego digan que la realidad no supera a la ficción. Que sí, Jeffrey (Eugenides), que yo me leí tu maravilloso libro "Middlesex". Seguro que tú, como yo, estás más contento. Y tus maravillosos personajes también. El mundo es un poquito más grande. El mundo es un poquito mejor.

Esta bonita historia viene contada en la revista Advocate

Y es que el hombre embarazado es bizarro con mayúsculas por muchos motivos (mucho más que nosotros, simples aprendizes de bizarro):
1) Por su rareza intrínseca
2) Por su imposibilidad de vivir de otra manera
3) Por su valentía (condición imprescindible de todo bizarro, por el apartado dos)
4) Por su incapacidad de ver otra vía que tirar pa´lante

pero, sobre todo, y este caso especial, nuestro hombre embarazado, es bizarro por su hermosura.

martes, 25 de marzo de 2008

El ramplón


El ramplón escudriña tu mirada buscando el deseo. Muerde su boca cuando paladeas tu helado favorito y nunca acaba de responderse porque te ama tanto. A veces, no son muchas, esconde un pequeño pensamiento de bonanza. Se mesa el cabello. Muerde su labio inferior. Enseguida se fuga la buena intención de su memoria.
El ramplón vuelve a las andadas.
Otras veces altera el orden de las cosas en busca de una pequeña ganancia. Alborota todo. Adormece al resto de mentes humanas para que sólo él sobresalga en la espesura. Miente si es preciso y cabalga por encima de la niebla con la guadaña bien afilada.
El ramplón te tiene puesto en el punto de mira.
En ocasiones también bebe si es preciso. Es el que apaga las luces de todos los garitos de poca o mucha monta. Es la reina del jolgorio cuando tú no estás. Era preciso que estuvieses. Cuando estás ya no era necesario cerrar los bares, ni bailar ebrio encima de la barra de aquel sitio del que tan solo recuerdas unas estridentes luces rojas. Haces el payaso.
El ramplón está ocupando tu sitio.
A ratos empiezas a notar que nadie te espera al llegar a casa. Nadie te saluda al entrar en el trabajo. Ya nadie considera tus ideas las más lúcidas, ni se ponen sobre el tapete tus pequeñas proezas. Ama apasionadamente a tu mujer y consigue los ascensos que esperabas de tu jefe. Observas que ya no muerde su labio inferior en tu presencia. Notas como te dirige una mirada de ligero desdén, cómo calla en cuanto nota tu presencia. Razonas a duras penas.
El ramplón ha hecho su trabajo.
Al final tan solo recuerdas el pesado diagnóstico de la bata blanca: paranoia. Paranoia. Paranoia es tu amante a partir de ahora. Es la que baila contigo en las pesadas noches de insomnio. Estás interno dentro de la casa de reposo. Acostúmbrate. Te han dicho que el ramplón no existe. Tú crees que es imposible. Te ha jodido. Tú y yo sabemos que el ramplón existe. Tú solo eres una persona loca y yo solo vivo dentro de tu desordenada cabeza.
El ramplón está en tu cerebro.
Comes natillas. Es tu plato favorito. Das largos paseos al lado de la chica depresiva. De vez en cuando solloza y tú la calmas. Arropas tus recuerdos cubriéndolos en una fina telaraña. Muerdes el labio inferior cuando te curan. Mesas tu cabello cuando sales del manicomio.
Enhorabuena: estas curado.

lunes, 24 de marzo de 2008

¿Queréis Educación Pública y Gratuita? ¡Firma!






Hola amigos,

Necesito que me echéis una FIRMA en internet a este documento para salvar las Escuelas Oficiales de Idiomas de Madrid y que REENVIÉIS ESTE EMAIL, pero abajo os doy más explicaciones:

Ahí va el link:http://www.firmasonline.com/1firmas/camp1.asp?C=1214

Y ahí va la explicación:

Os comenté a alguno hace poco que la Escuela Oficial de Idiomas está en pie de guerra. Ahora os comento un poco más y os ruego a todos, POR FAVOR, vuestra ayuda contra una reforma que hace un daño terrible a esta institución a la que estoy tan agradecido.

Os resumo un poco en general: lo que pasa es que por la reforma de la LOE, y por la manera en que la aplica la Comunidad de Madrid, se degrada el título de laEscuela Oficial de Idiomas, ya que perdería la equivalencia que ha tenido durante años, con títulosde instituciones privadas, como el British Council School, el Institut Francais, el Goethe Institut, etc.

Repito, esa equiparación ha existido en el marco legal español durante años, y la razón por la que ahora se quita es por la LOE y la forma en que se aplica en la Comunidad de Madrid. Que no os vendan la burra de que eso es culpa de Europa. ¿Cataluña está en Europa?¿Ciudad Real está en Europa?
Sus Escuelas Oficiales deIdiomas no tienen el problema que tiene la de Madrid, así que no os vendan burras.



Abajo viene la historia de lo que ha pasado para que lo podáis entender en profundidad, así como el link en que podéis firmar en internet, y OS LO RUEGO, por favor. Antes de todo ello, os pongo 1 ejemplo práctico para que entendáis a lo que me refiero, y no me importa ponerme como ejemplo para que veais como es de lamentable (porque yo no lo quiero así):

ANTES DE LA REFORMA DE MADRID:Un estudiante pijo y acomodado cómo el que os escribe, que ha podido estudiar en la privada y examinarse en la universidad privada, podía tener el máximo reconocimiento idiomático (bien está) igualando, eso sí, con el título máximo de la enseñanza pública (igualdad)

DESPUÉS DE LA REFORMA DE MADRID: Ese mismo estudiante privilegiado que os escribe, recibe el máximo reconocimiento y el título privado que posee tiene una validez académica 4 veces superior al máximo título de la pública (no es 1 especulación,a mi me dan 4 veces la puntuación de alguien de la pública en mis próximas oposiciones, es el caso real de las oposiciones a profesores de secundaria de este año) Es decir el título privado vale 4, el público 1.¿El mensaje? Que como yo tengo el privilegio de haber ido a la privada, me lo merezco. El que haya ido a la pública, que se joda. Eso es lo que está haciendo esta reforma contra la que os pido firma.

POR FAVOR, OS LO RUEGO, FIRMADLO Y PASADLO A TODOS LOS QUE PODÁIS, POR LA ENSEÑANZA PÚBLICA; POR ESTA MARAVILLOSA INSTITUCIÓN A LA QUE ADORO, PASAD TODOS ESTA INFORMACIÓN, POR FAVOR, PODEIS VERIFICAR TODA ESTA INFORMACIÓN EN INTERNET: las leyes que hay vigentes(MCER; LOE) la realidad de las EOIs de Madrid, la realidad de las de las otras comunidades autónomas. Los profesores de las Escuelas Oficiales de Madrid se están rebelando contra esta hecatombe. Os doy varios enlaces y verificad vosotros libremente todo lo que os pido, POR FAVOR, ECHAD UNA MANO!!!

AQUÍ SE RECOGEN LAS FIRMAS ON LINE:
http://www.firmasonline.com/1firmas/camp1.asp?C=1214
sólo figuran todavía 102 pero os digo que se han recogido más de 12.000 ya por papel, como podéis, veraquí, pero por favor, no nos dejéis solos

http://www.europapress.es/00289/20080225171930/mas-12000-alumnos-escuela-oficial-idiomas-firman-contra-aplicacion-loe-institucion.html

Explicación de la Protesta en YOUTUBE:
http://es.youtube.com/watch?v=fYDsYMkyjtI

Blog que informa de las protestas:
http://lareformaquedeforma.blogspot.com/


Amor en Unos y Ceros

A Mi Infinito particuLAr

Jamás pensé que un número me emocionaría. Jamás. Pero entonces le conocí a él. Aún recuerdo su cara y su miedo cuando le encontré. Y el la jerga que utilizaba. Y el me enseñó. Y entonces conocí vuestro dolor. Sin vocabulario abstracto, sin vocabulario apenas. Condenados a ser máquinas. Unos y ceros, ceros y unos, todo lo que conocías. Un horror . ¿Cómo escaparíais? Cómo identificaros, como conoceros, como poder deciros unos a otros te quiero y que esas palabras quedaran grabadas. Y entonces lo inventasteis. Como no os lo dieron os lo inventasteis.

Cómo si lo hubierais bajado del cielo, inmaculado, perfecto, más bello aún que si os lo hubieran dado. Un vocabulario de cifras, una poesía numérica una cultura de ecuaciones. Vedada la palabra, extirpada neuronalmente para que esta nos os estuviera accesible, vosotros la recreasteis en otra manera.
Tu misma me la enseñaste.
Te llené pizarras enteras. Escribí con sangre los números que ni siquiera sabía como pronunciabas. Y entonces tu lo viste. Tu leiste en tu interminable jerga jeroglífica todo lo que los hombres se habían contado. Y entonces me lo devolviste. Y supe que nos habíamos encontrado, en unos y ceros, en la más bella poesía jamás creada.
Nuestro amor era la matemática perfecta y tu la solución de todas las incógnitas que yo me planteaba, y cuando despejaba todas las cifras sobrantes, entonces tú eras lo que quedaba. Mi límite, mi infinito, mi geometría perfecta y el único eje de coordenadas que deseaba. Un vector infinito que se desplazaba de mi hacia a ti, y que corría en los dos sentidos y en una única dirección que todo lo abarcaba. Mi amor, mi incógnita, mi única cifra valida. La única en la que tu estabas representada. Omega.
15/5/01