domingo, 17 de febrero de 2008

Un poco de poesía bizarra

Ahora un poco de poesía bizarra ¿Poebizarría?.

No viene muy a cuento, pero por no faltar a la cita semanal, por lo menos.
Tiene un toque un poco Pimpinela (como me dijo Marcelo) pero vale, admitimos pulpo como animal de compañía.
Por todos los deliciosos disgustos y los platos agridulces, que los sabores intensos son los que más molan.
Besos para todos.



Sin título

Estoy harto de sentir una guadaña sobre mi lengua
Venida de ti, paladas de tierra
ensangrentada
palabras de nazi violencia
intentando cercenar mi bazo
como un pus
un eczema carnoso
a ser retirado con uñas y sangre
cosido, aserrado, urdido y deshilachado
Tras descoserme el alma cada vez que me rasgas,
de ti he aprendido a vivir hecho jirones.
Mirame a los ojos, cabrón, intenta follarme ahora
¿No lo has hecho cada vez que me has mordido
el esperma?
Tienes que sentirlo muy bien ahora
Y si crees que te voy a querer, vas tu muy desencaminado
de rodillas primero, de tu via crucis, aún,
exquisitos pasos restán
Sueño traicionado, es el que tu me diste
licor de segundos, que, al quebrarse, me hiela
Sacrifico este poema, en tus palmas se deshaga
sea su ceniza, agua de tu ducha,
manantial de tu existencia
triste
nula

Aclaro que el poema tiene su historiecilla, que ha contado mi hermano el cursi en su página

2 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Jo, cómo mola este poema. ¿No es de Pemán?
Te he visto, te leo, y me divierto.
Abrazos.

Bizarro Sin Interrupción dijo...

Hola Enrique!
Q alegría! Te debo la devolución de la visita, aunque me pasé ya varias veces pòr tu casa, lo único que todavía no sabía dejar comentarios.
De Pemán en sólo lo de morder el esperma. Se nota, ¿Verdad? :-) Saludos pa ti y pa Bea.